9 razones para desechar la pesa/balanza

Date

¿Sientes terror cuando piensas en subirte a una pesa? ¿Ver cuánto pesas afecta tu estado de ánimo durante el resto del día? Si es así, no estás sol@. ¡Muchas personas tienen una relación complicada con su cuerpo y pesarse solo lo empeora! Es hora de abandonar la báscula para siempre.

Como Nutricionista, sé que nuestra cultura pone demasiado énfasis en el peso. No es ningún secreto que en el mundo occidental, la imagen de la belleza y la salud suele ser una persona blanca y delgada. Este “ideal” está profundamente arraigado en sistemas de opresión, incluidos el racismo y el sexismo.

Si leyendo los siguientes puntos te surgen pensamientos y sentimientos desafiantes, una buena idea sería revisar este tema con un profesional que trabaje bajo enfoque HAES®. En mi consulta nutricional + coaching revisaremos tu relación con la comida y con tu cuerpo para que alcances tu mayor bienestar. Muchas personas tienen una relación difícil con su cuerpo y se benefician del tratamiento con profesionales de la salud, como psicólogos y nutricionistas inclusivos en peso. 

1. Peso no es igual a valor

Al contrario de lo que nos dice nuestra cultura obsesionada con la delgadez, nuestro valor no tiene nada que ver con cuánto pesamos. Y, sin embargo, cuando nos subimos a la balanza y vemos un número que es más alto de lo que pensamos que «debería» ser, puede arruinar nuestro día y hacernos sentir que no somos lo suficientemente buenos.

Deshacerse de la pesa es una forma de recuperar ese poder y recordarte a ti misma que tu peso no define tu valor.

Si tienes la necesidad de subirte a la pesa como un indicador de lo «buena» que eres o lo bien que lo estás haciendo, considera redirigir esa necesidad. Puedes escribir una lista de tus valores y considerar todas las formas en que vives esos valores. Incluso ir más allá y escribir una lista de ¡todas las cosas que te gustan de ti!

2. Peso no es igual a salud

“¿Pero no es una buena idea controlar el peso por razones de salud?” Es comprensible que esta pregunta pase por tu mente. Gran parte de la información sobre salud convencional exagera la relación entre el peso y la salud. Y a los médicos les encanta culpar al peso de casi cualquier problema de salud.

Esta es la verdad: no se puede saber nada acerca de la salud de alguien con solo saber su peso.

Existen numerosos factores que afectan la salud , muchos de los cuales están fuera de nuestro control. Estos incluyen factores sociales y económicos como la educación, el empleo y los ingresos, factores ambientales como la vivienda y la calidad del aire y del agua, así como el acceso a una atención médica de calidad. Finalmente, están los factores del estilo de vida, que incluyen el tabaquismo, el uso de drogas y alcohol, la actividad física y lo que comemos.

Estos factores pueden decirnos mucho más sobre la salud que nuestro peso. Y la evidencia científica muestra que las personas más grandes (personas con un índice de masa corporal en las categorías de «sobrepeso» u «obesidad») que se involucran en comportamientos de salud clave (no fumar, consumo moderado de alcohol, comer frutas y verduras, actividad física regular) no tienen un riesgo de mortalidad más alto que las personas en la categoría de índice de masa corporal «normal». El simple hecho de tener un índice de masa corporal «normal» no garantiza una buena salud: Los hábitos saludables son importantes ¡sin importar el peso! La razón por la que uso comillas cuando describo las categorías del índice de masa corporal (IMC) es porque el IMC es una herramienta con casi 200 años, que no nos dice nada sobre la salud (aunque siga usándose actualmente). 

3. Puede preocuparse por la salud sin obsesionarse con el peso

Si tienes la necesidad de controlar tu peso para controlar tu salud, considera otras formas en las que podría chequear tu estado de salud. ¿Cómo te sientes? ¿Cómo estás manejando el estrés? ¿Estás comiendo comidas consistentes y balanceadas? ¿Estás bebiendo suficiente agua? ¿Cómo estás durmiendo? ¿Cómo está tu nivel de energía? ¿Cuándo fue la última vez que te hiciste exámenes de sangre? 

Todo el mundo debería tener la libertad de sentirse saludables de maneras que sean significativas y agradables para ellos, sin la presión constante de perseguir la delgadez. ¡Porque salud y delgadez no son lo mismo!

Ten en cuenta que si eres alguien que está en tratamiento por trastornos alimentarios y tu equipo de atención está controlando tu peso con el fin de restaurarlo, ese es un uso apropiado de la pesa.

4. El pesaje frecuente es innecesario

Es posible que hayas escuchado que necesitas pesarte semanalmente o incluso diariamente para mantener tu salud bajo control. Este es un consejo horrible que desafortunadamente es común en el mundo de las dietas. ¡Nos mantiene absolutamente obsesionados con nuestro peso y no necesariamente se traduce en comportamientos saludables!

De hecho, lo que veo en la práctica clínica es que pesarse uno mismo está más fuertemente relacionado con conductas dietéticas dañinas que con conductas de estilo de vida saludables sostenibles. Además, las fluctuaciones de peso son totalmente normales. El peso puede variar según la hora del día, si has ido a orinar o defecar, en qué etapa de tu ciclo menstrual te encuentras y mucho más. Y, por supuesto, nuestros cuerpos no están destinados a permanecer exactamente del mismo tamaño, forma y peso durante toda nuestra vida adulta. Los cuerpos cambian y eso no es necesariamente algo malo o indicativo de un problema de salud.

No tienes que controlar tu peso, ni siquiera periódicamente. ¿No estás segura de qué hacer por tu salud si no te enfocas en el peso y la dieta? Puedo ayudarte.

5. Pesarse puede tener un impacto negativo en la salud mental

A muchas personas la pesa los hace sentir ansiosos y deprimidos. A mi también me pasó, ¿y a ti? 

Esto es muy importante porque la mayoría de las veces, cuando escucho a las personas decir que necesitan mantener su peso «bajo control» para su «salud», lo que realmente quieren decir es su salud física, ignorando completamente el impacto que esto tiene en su salud mental. 

Para dejar las cosas claras, no es necesario que mantengas tu peso «bajo control» para tener una buena salud física. De hecho, centrarse tanto en el peso puede ser totalmente contraproducente y conducir a peores resultados de salud. 

6. Pesarse Puede Conducir a Comportamientos Dañinos

En el peor de los casos, pesarse puede desencadenar trastornos alimentarios y conductas auto lesivas. Si tienes ganas de restringir, darte atracones, purgarte o autolesionarte antes/durante/después de pesarte, es hora de buscar ayuda.7

7. Pesarse Interfiere con la Confianza Corporal

¿Utilizas tu peso como un indicador de qué o cuánto “debes o no debes” comer? Cuando hacemos esto, estamos excluyendo la sabiduría innata de nuestro cuerpo. 

Lo creas o no, todos tenemos señales internas que nos ayudan a alimentanos. Piensa en los bebés: saben cuándo tienen hambre y cuándo están llenos. ¡Y por lo general no son tímidos al respecto! Esto se debe a que nacemos con esta sabiduría interior, esa intuición, que nos ayuda a nutrirnos.

Sin embargo, a medida que crecemos, los factores externos, como nuestra cultura, nuestro sistema de atención médica y las reglas que nuestros padres nos imponen, tienen un efecto negativo en esa intuición. Y comenzamos a perder la conexión y la confianza en esa intuición. Empezamos a creer que tenemos que controlar lo que comemos. Creemos que necesitamos usar la fuerza de voluntad.

¿Qué pasaría si no necesitáramos control o fuerza de voluntad para ayudarnos a nutrirnos?

¿Qué pasaría si te dijera que puedes volver a conectarte con esa sabiduría interna y volver a aprender a comer intuitivamente sin tener que depender de la pesa u otros factores externos para determinar tu ingesta de alimentos? 

8. La escala es una distracción

¿A qué le quitas tu energía y atención cuando te preocupas por tu peso? Probablemente algunas cosas importantes.

Considera cuánto espacio mental ocupa tu preocupación por el tamaño, el peso y la apariencia de tu cuerpo. ¿Es más de lo que quieres? Si es así, considera lo que puedes comenzar a hacer para liberar parte de ese espacio para cosas que se alineen con tus valores.

¿Qué harías si no estuvieras tan preocupada por tu peso

9. Abandonar la balanza es liberador

¿Alguna vez has dejado de hacer algo por tu peso?

Una forma súper poderosa de romper ese ciclo es comenzar a hacer esas cosas ahora. No dejes que tu peso te detenga*. 

Muéstrate a ti misma que ya no permites que los ideales actuales de belleza (sí, actuales porque en otro tiempo se valoraba otro tipo de cuerpo, como si fuera algo de moda) te impidan vivir tu vida. 

Usa el traje de baño que quieres. Participa en la clase de fitness. Vete de vacaciones. Regístrate en esa app de citas. Haz todo lo que quieras hacer.

*Nota: Debido al estigma del peso, puede ser difícil o incómodo para personas más grandes hacer ciertas cosas, como encontrar su talla en una tienda de ropa , volar en aviones, ir al cine, subirse a montañas rusas, etc. un problema del sistema, no un problema corporal. Considera formas en las que puedas hacer todo lo que quieras tan cómodamente como puedas dadas las circunstancias.

Basado en el artículo de Taylor Wolfram (https://www.taylorwolfram.com/)

More
articles

María Teresa Ruiz

Desde la nutrición ayudo a las mujeres a reencantarse con su ciclo menstrual y fertilidad, a llevar un embarazo saludable y una menopausia plena. Abordo el tratamiento nutricional desde una mirada holística, considerando la salud de cuerpo, mente y alma.